martes, marzo 21, 2017

La contaminación lumínica de Madrid desde la Frontera con Francia (Belagua y Larra)

En este momento, estamos realizando una campaña para que el Ayuntamiento de Madrid, principal fuente de contaminación lumínica del estado español, realice un estudio de impacto ambiental de su iluminación. Puedes apoyar la propuesta aquí si vives en Madrid y sino, siempre puedes compartirla con familiares y amigos que vivan allí.

Imagen de la contaminación lumínica de Madrid desde Belagua, Navarra, a 365 km de la capital
Foto de la Contaminación lumínica de Madrid vista desde Belagua, Navarra (Frontera con Francia)

Hablando sobre la campaña con Fernado Jáuregui, presidente de Cel Fosc (Asociación contra la Contaminación Lumínica) y astrofísico del Planetario de Pamplona, comentamos la imagen de nuestro amigo Joanma Bullón i La Huerta, que había tomado desde el Moncayo. En la foto se puede ver claramente la contaminación lumínica de Madrid, desde aproximadamente 215 km.

Y nos entró la duda sobre cuán lejos podría llegar la contaminación lumínica de Madrid ¿¡¿Podría llegar hasta la frontera con Francia?!?

Nada como hacer unas pruebas para comprobarlo. Ni corto ni perezoso, Fernando aprovecho una salida que tenía programada al refugio de Belagua para tomar unas fotos. Él ya había estudiado previamente que no había grandes municipios en esa línea de observación en la dirección de Madrid.

Como este hecho es casi tan increíble y triste a la vez, que casi no queremos creerlo, os explicamos cómo hemos llegado a esta conclusión. 
Visuales de los candidatos a crear la contaminación lumínica.
La mañana de ayer, Fernando  me envió las imágenes y a continuación os comento cual ha sido el proceso de verificación. Os ponemos aquí las imágenes originales y algunos datos que hemos usado para el análisis en caso de queráis verificar vosotros mismos el análisis o incluso quizás mejorarlo.

He tratado en primer lugar la imagen con Photoshop para corregir de Flat y realzar la mancha. Podéis ver los ajustes y tener acceso a la imagen original en el enlace anterior.

Lo primero ha sido tener la imagen, con las coordenadas del lugar en que se tomó con la mayor precisión posible. Con Google Earth hemos integrado la imagen usando la opción Añadir-> Foto. Después, hemos ajustado la escala de la imagen usando los datos de la misma:
Cámara: Nikon D700
Objetivo: Nikon AF-S VR Zoom-Nikkor 70-300 mm foto a 70mm
Texp/Diafragama: 30s a f/4,5
ISO: 3200

A continuación, hemos reconocido las estrellas usando el programa Astrometry.net. De esta manera, identificamos el cielo que se ve en la foto. El siguiente paso ha sido ajustar el perfil de las montañas desde la posición de observación. Una vez hecho esto, para verificar que hemos puesto la dirección adecuada, activamos las estrellas del Google Earth y las hacemos coincidir con las que vemos en nuestra foto.

Estrellas identificadas por el programa Astrometry.net
Una vez terminado este último paso, tenemos nuestra foto registrada fotogrametricamente y podemos medir y comparar direcciones en la imagen.


En la imagen se aprecia una mancha central, que se extiende hacia la izquierda. Además, en primer plano, en la parte inferior, hay una pequeña luz que se filtra por el valle, pero que no llega a sobresalir por el horizonte. Esa luz proviene del pueblo de Isaba, el más cercano al lugar desde el que se realizó la fotografía. Claramente, ese pequeño pueblo no puede ser la fuente de luz que produce toda la luminosidad que se ve más arriba, ya que la densidad de la atmósfera decrece con la altura, y si este municipio fuese la fuente, estaría iluminando con más intensidad la zona intermedia. Sin embargo, vemos que la parte más brillante no está cerca del municipio, sino más allá de las montañas más lejanas que vemos recortarse tras el brillante fondo.
Imagen en vista de planta de las direcciones marcadas en la imagen superior.
Podría ser que otros municipios que están en la misma dirección como Soria o Alfaro o Tudela, fueran la fuente de aquella lejana luz. Sin embargo, la dirección de Soria o Tudela están un poco a la derecha e izquierda respectivamente (ver figura superior) de la mancha de luz principal y son mucho más brillantes que Alfaro, por lo que ninguna de estas poblaciones es la que está creando esta nube de luz rojiza en el horizonte de Belagua.


¿Es posible que sea creada por Madrid a 368 km de distancia y con el Sistema Central entre medias? Comprobemos que los datos ajustan y son coherentes con la realidad. La línea de visión es la correcta y aunque la mancha es bastante difusa, hay un núcleo claramente más brillante. Ese núcleo coincide con las direcciones que van desde la visual de Guadalajara y el Corredor del Henares hasta el Monte del Pardo. Por la izquierda continua hasta prácticamente extinguirse, justo en la dirección en la que deja de haber municipios en la aglomeración de Madrid. Por el extremo derecho, la nube de luz continúa y se correspondería con la carretera de la Coruña, el Escorial y demás. Pero en esa dirección también esta Pamplona, a tan solo, 64 km, por lo que posiblemente esa parte del halo, sea también contaminación lumínica de la capital navarra.
Intensidad de los canales Rojo, Verde y Azul a través de la línea indicada en la imagen de la izquierda.
También es interesante ver la altura que alcanza el domo de luz en la dirección que indicamos hacia Madrid. La mancha cubre 3 grados desde el horizonte, eso a la altura de Madrid equivale aproximadamente a la misma altura de 30 km, lo que es coherente con que sea la luz de Madrid, aunque podemos ver que disminuye la intensidad de manera suave, como podemos esperar por el perfil suave de la densidad de la atmósfera. El globo de luz se hace ya casi indistinguible a ~9 grados de altura, que equivalen a unos 90 km de altitud, prácticamente el límite de la atmósfera.

Otra cosa que nos ayuda también a estar seguros de que es la luz de Madrid es que vemos que el color es mucho más rojo que el de Isaba, eso significa, que la luz de la parte superior ha sido difundida mucho más, tanto que prácticamente no hay intensidad en el canal azul, que de hecho se incrementa cuando vamos a alturas mayores por el efecto de airglow. Además, el airglow se produce principalmente por dos líneas, [OI]557,7 nm y [OI]630,2 nm, ambas tienen similar intensidad, aunque como los detectores de las cámaras están preparados para imitar la sensibilidad del ojo, normalmente vemos el airglow como verde. En este caso, está claro que domina el rojo al verde, debido a que la fuente de luz más probable es la contaminación lumínica de Madrid, en donde aún dominan las lámparas de sodio, que tienen su emisión principal entorno a los 600 nm, mucho más rojo que el airglow. Por último, el airglow suele ser mucho más uniforme. Por lo que con esto, descartamos que esa luz pueda ser airglow. 

Con esto acabamos este estudio, concluyendo, como decía Sherlock Holmes,
"Cuando todo aquello que es imposible ha sido eliminado, lo que quede, por muy improbable que parezca, es la verdad".

Por tanto, concluimos querido Watson, que, ya que la luz que vemos no puede ser de ningún municipio entre Belagua y Madrid, no puede ser el airglow, además, el tamaño, altura y anchura, cuadran con los de la contaminación lumínica de Madrid, concluimos que la contaminación lumínica de Madrid se puede ver hasta la frontera con Francia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

muy bueno