martes, noviembre 21, 2006

En busca del Planisferio perdido


Hace algunos meses una amiga me comentó que no encontraba el famoso Planisferio de Ayala, no me preocupé mucho. Ya me había pasado alguna vez que justo había ido a por alguno al Planetario de Madrid y no los tenian, pero en mi siguiente visita siempre tenian Planisferios de sobra.

Sin embargo, hace poco esta amiga me volvió a recordar el caso. No me podía creer que hubiese desaparecido un producto básico y éxito de ventas como ese planisferio. Vale que hay otros, pero por tamaño y por el buen gusto de las ilustraciones que trae en su cara posterior es recomendado en muchos los foros.

Una tarde pasé por la Casa del Libro, en busca de otro Atlas y me pique. Fui a las 3 Casas del Libro de la zona, la Fnac y el Corte Inglés (mi atlas si apareció, pero del Planisferio ni rastro). Después pensé que tendría que ir a tiendas que tuvieran libros de astronomía pero que no fueran conocidas por ello. De camino a casa tenia dos de esas tiendas, Altaïr y mapas Perseo. Nada, de hecho en Altaïr me dijeron que el último lo habían recibido en diciembre de 2005.

Cuando preguntabas que por qué no los tenían algunos no sabían nada y otros te contaban una historia muy triste. Resulta que el autor del Planisferio había fallecido recientemente y su familia estaba pleiteando por lo derechos del lucrativo y codiciado planisferio. Esto es al menos lo que se cuenta en el mundillo editorial.

Yo me negaba a pensar que en ningún lugar de Madrid hubiese ningún planisferio, por lo que cuando llegué a casa llamé por teléfono a mis últimas bazas. Ni en Romo, ni en la Tienda verde lo tenían, ya estaba convencido de que no encontraría pero los que leéis este blog habitualmente sabéis que tengo muy mal perder y los que me conocéis en persona que como se me meta algo entre ceja y ceja...

Ya era algo personal, ya no era encontrar un simple planisferio, era un autentico caso de detectives. En Madrid estaba claro que no lo iba a encontrar, por lo que había que pensar en que otros lugares podía estar.Estaba empezando a plantearme si tendría que recurrir a amigos de otras provincias para localizarlo. Para encontrar algo nada mejor que un buen buscador y que mejor que Google.

Encontré dos tiendas on-line que decían que lo tenían, pero nada(una de ellas en Sevilla, allí tenia familia por lo que no había sido dificil mandar alguien allí).

Hasta que ví la luz, la Casa del Libro on-line. Allí aparecía y normalmente los grandes almacenes tienen un registro de inventario, por lo que pensé que si lo tenian en la base de datos ellos podrian localizar y mandarme el artículo.

Llamé por teléfono y me indicaron que efectivamente en su tienda de Vitoria les quedaban 4. Pregunté sobre como conseguirlos y me contestaron que hiciera el pedido por la web. Al momento es lo que hice, pedí los 4.

Pasaron 4 días y en la web del la Casa del libro aparecía mi pedido pendiente de respuesta de parte de la editorial. Aquello me dio mala espina y llamé de nuevo. Ahora por lo visto solo quedaban 3 libros y por tanto el cuarto lo habían pedido a la editorial(¡¡¡solo había pasado un finde semana y había desaparecido uno de los 4 ultimos planisferios!!!, no había tiempo que perder).

Esto ya me empezaba a oler a chamusquina, así que decidí saltarme el protocolo y llamé directamente a Vitoria. Tardaron casi una hora en contestar, pero finalmente lo hicieron. Hablé con una mujer muy amable que me confirmó que ellos tenían físicamente allí los Planisferios(aleluya!!!!).

Me contó, que a diferencia de otras tiendas, ellos no trabajaban con www.casadellibro.com, por lo que hice muy bien en saltarme el protocolo porque sino...
Bueno, al final la amable mujer se ofreció a mandarme los Planisferios que quedaban contra reembolso(mil millones de gracias desde aquí).

Ya estaba yo feliz, pensando que la historia acabaría bien, pero aun me faltó un último susto.

Mi pobre cartero se había roto la pierna y el sustituto era... digamos que poco eficaz. La fortuna hizo que otro envió se traspapelara en correos y tuviéramos que ir a recogerlo casi cuando lo iban a devolver. Así, por esta casualidad pusimos una queja en correos y mágicamente, volvieron a llegarnos las cartas y a los dos días el esperado aviso de en recogida del paquete.

Después de tanta historia, mi amiga y yo fuimos un día lluvioso (no podía ser otro, para una historia de intriga como esta) a recoger a la estafeta la joya de la corona, "El Planisferio perdido de Ayala". Abrimos el paquete ya en el coche sin poder esperar a estar en casa para comprobar que estaban en perfecto estado.

Estaban bastante bien. Muy contentos, riéndonos de lo que nos había costado encontrar este planisferio al cual los dos habíamos menospreciado alguna vez. Pero, ahora que no podíamos conseguirlo, se había vuelto tremendamente valioso.

Para mí desde luego fue un reto y también una penitencia por haber maltratado el mió. que si bien siempre le he tenido mucho cariño, esta ya sin la lámina de acetato y un poco perjudicado.

Es algo que todos sabemos pero que realmente nunca nos damos cuenta hasta que nos pasa con el objeto en concreto, y es que no apreciamos las cosas o a las personas realmente hasta que no podemos tenerlas a nuestro lado. También que como dijo Kennedy*, "hay cosas que hacemos, no porque sean sencillas sino porque son difíciles".

P.D. Supongo que en unos meses finalizará el juicio y volveran editarse estos planisferios, pero por si acaso... he de deciros que se que aun queda otro en otro lugar :D, como no os deis prisa, me lo compro :p.


*(yo usando palabras de un político, debo de estar enfermo :D )

3 comentarios:

Gaia dijo...

:)

Creo que tu amiga no se dio cuenta del asunto detectivesco que desató sin apenas quererlo... La verdad es que la aventura tuvo de todo: juicios, mundo editorial, final lluvioso, azar en contra...

Deja el planisferio que queda para algún otro detective que ande por ahí, buscando. Tú ya tienes el tuyo. Y tu amiga el suyo :-) Me tendrás que desvelar algún día el lugar secreto en que está oculto el último planisferio... Curiosidad de lectora.

Por cierto, eres un detective de lo más concienzudo. Seguro que tu amiga te lo agradeció en extremo.

:)

Luis Ramón dijo...

Hola, hace tiempo que ando buscando este mismo planisferio... mi hermano y yo estudiamos astronomía durante toda la eso, la cosa es que el seguia de lejos mis pasos, así que cuando le toco a el... en toda mi buena fe le cedi el planisferio... aparte de tratarlo mal lo perdió... en el planetario me comantaron que el autor murio... en fín... ¿dices que tienes los últimos? xD... ¡¡TE COMPRO UNO!! o ¿sabes algo del juicio? ¿los pusieron a laventa?

Mi correo es luisarte10@hotmail.com

Agradecería mucho una respuesta.

Muy bueno el artículo detective ; )

Alejandro Sanchez dijo...

Han pasado años. No vi tu comentario. Creo que los han vuelto a editar afortunadamente.