viernes, octubre 13, 2006

Nuevo rumbo





En la espesa niebla, la tormenta, o bajo el ardiente Sol, un navio pirata tan solo tiene como referencia la bendita aguja imantada. Nos orienta, más nunca ella marca el rumbo. Sobre el puente no esta su guía.

Su guía esta en las estrellas, ellas son las únicas que dan el verdadero rumbo.

La niebla a bajado, y la presa esta fuera de alcance.La luna se esconde en la niebla.

Es hora de volver a la oscuridad, donde tan solo la estrella polar nos guie.

Donde poder esperar agazapados bajo el manto estrellado, a que la niebla pase, y desde la atalaya divisar una nueva presa, que sin percatarse de la presencia del navio. Por sorpresa (o superada por la velocidad, los cañones o la asutucia de su tripulación), puedan caer en la trampa.

Ahora, una vez más, guiados por las estrellas, retomaremos la irrealizable tarea de contar los mares hasta que en una batalla perdamos el navio, o los cantos de sirena nos hagan en callar. Pero .... siempre, siempre hacia adelante, hacia el horizonte.

Quizás algún dia, lleguemos al mar donde navegan las estrellas.

Quizás aquel dia, ninguna nube pueda escondernos más estrellas.